Podemos hacer tu evaluación vía zoom

0

Tu carrito está vacío

febrero 22, 2021

¿Qué es el síndrome de ojo seco?

Seguramente has escuchado hablar del síndrome de ojo seco o inclusive has podido experimentar alguno de los síntomas de esta afección visual ya que es muy común actualmente este tipo de padecimiento y los factores para que se presente son muy diversos, por ejemplo los factores ambientales como la contaminación, el uso continuo de pantallas durante el día o hasta haber pasado por la menopausia.

 

El ojo seco se deriva principalmente de una falla de las glándulas lagrimales ya que no producen fluido acuoso suficiente para mantener humectada la superficie del ojo, de aquí que al síndrome de ojo seco también se le conozca como deficiencia acuosa del ojo seco.

 

El síndrome de ojo seco es una alteración lagrimal bastante frecuente que se manifiesta con molestias como pesadez en los párpados, sensación de sequedad, ojos rojos y visión borrosa; al verse afectada la humectación del ojo se desestabiliza la película lagrimal y puede tornarse en una falta crónica de lubricación que desencadene afecciones más graves y molestas como irritación ocular leve a inflamación significativa e incluso la aparición de cicatrices en la superficie del ojo.

 

Finalmente, otro de los síntomas en los que se puede esconder la sequedad ocular es a través de un lagrimeo constante y a pesar de que pudiera parece un poco contradictorio, en realidad lo que sucede es que las lágrimas que produce el ojo en estas condiciones no son de la mejor calidad y por ende terminan evaporándose con facilidad sin haber cumplido su función de humectación y limpieza de la zona ocular. Nosotros te sugerimos visitar con cierta frecuencia a tu especialista en ojos ya que podríamos presentar diversos síntomas sin siquiera notarlos permitiendo que la afección se vuelva más grave, además de que es necesario hacer un estudio profundo de cada paciente para poder determinar el mejor tratamiento acorde al grado de afección que presente cada individuo y evitar el daño a la superficie ocular.

 


Suscríbete